SER PERSONA SIENDO MUJER

>> martes, 8 de marzo de 2011

Vivir la igualdad y la fraternidad en libertad es un privilegio que pocas mujeres tienen.

Aún en los comienzos de este siglo veintiuno, son millones las  mujeres que diariamente sobreviven  a duras penas a su condición de tales: ignoradas o utilizadas cual objeto desechable, menospreciadas en el aspecto intelectual, violentadas física y psicológicamente,  asesinadas muchas veces, la mujer está lejos de ocupar el lugar que como ser humano le corresponde.

Salvo excepciones, las diferencias se forjan ya antes de nacer cuando la llegada de un varón parece ser un plus sobre el nacimiento de una niña. Luego ya desde la cuna, los juegos y la posterior educación, el hogar y los medios de comunicación especialmente, trazan el triste camino que millones de nuestras congéneres transitan. 

Las instituciones sociales y religiosas se encargan de recordarles que son sólo un apéndice del hombre y que su naturaleza es de obediencia y sumisión a ese rol superior que es el de "servir y  procrear ", como si toda la responsabilidad del hecho recayera en ellas.


Las diferencias ecónomicas y laborales persisten
Considerada durante siglos inferior en todo aspecto, especialmente en el intelectual, se le ha hecho creer que hay  labores netamente masculinas y que si decide realizarlas, no debe aspirar a la misma remuneración: las diferencias ecónomicas y laborales existen hoy incluso en los países donde legamente hombres y mujeres tienen los mismos derechos. Esto si tiene la suerte de nacer en un país donde educarse y trabajar es posible. Y si tuvo tal suerte, debe aún soportar en muchos casos, la violencia sutil de quienes sostentan el poder físico, social  y económico y por ende creen que son "dueños" de hacer y deshacer sometiendo a la mujer a vejámenes físicos o psicológicos que en muchos casos terminan en asesinato: países como Chile y España en  occidente tienen cifras anuales de violencia intrafamiliar con resultado de muerte que desmienten cualquier argumento de "progreso humano".



Para qué hablar de aquellos lugares donde la mujer es considerada  un objeto más: no olvidemos que apedrear  o golpear hasta la muerte es, en muchos sitios, un castigo válido para aquellas que olvidaron sus deberes ( desde la infidelidad hasta el simple hecho de vestirse "inapropiadamente" ) avalado por el silencio de todos, dentro y fuera de las fronteras.

Sin embargo, son muchas las mujeres que haciendo frente a esa realidad luchan diariamente por un mejor destino, sino para ellas al menos para sus hijas o nietas.
Desde las miles de madres  y compañeras que buscan o ayudan en el sustento diario,  hasta las mujeres que haciendo frente a los prejuicios y a la incredulidad de muchos han contribuído y contribuyen al progreso social y científico del mundo, en todos sus ámbitos.

El bienestar de todos pasa por la igualdad de derechos y el respeto de cada ser humano: hombres y mujeres por igual. Contribuir a ello es trabajo y responsabilidad de todos: respetar las diferencias es primero educar en la igualdad de derechos, oportunidades y libertades; educar en igualdad desde la cuna ya que no hay que olvidar que el padre y la madre son el primer espejo de la vida y su ejemplo puede ser determinante en el desarrollo conductual de un niño, desde los medios de comunicación cuya influencia es hoy de vital importancia en la estructura social y económica y por supuesto desde la escuela donde  se moldea  intelecto y  pensamiento que nos permiten entender el mundo.

      El cambio deber producirse en y hacia nosotras mismas.

Read more...

Contacto

Archivo del blog

Etiquetas

GEOVISITAS


counter map

Seguidores

Blogs amigos

La Gata Lola

Malos Tratos

BlogCatalog

  © 13, RUE DU CHAT Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

INICIO - SUBIR